Gulab jamun (postre indio)

En la India son verdaderos expertos cuando se trata de sacar partido a un ingrediente aparentemente tan simple como la leche. Puede que no conozcan el queso azul o los curados de cabra, pero han aprendido a transformar este regalo de la naturaleza de mil maneras: de la leche obtienen nata, dahi (yogur) y paneer (queso fresco), de la nata, mantequilla y leche de mantequilla, de la mantequilla, ghee (mantequilla clarificada)… Para luego incorporar todos estos ingredientes en innombrables recetas.

Hoy nos fijaremos en un derivado de la leche llamado khoya: se trata de leche reducida durante horas a fuego lento hasta obtener una pasta más o menos sólida. Esta es la base de muchos dulces indios, entre ellos el gulab jamun, un postre muy típico de celebraciones y festivales como Diwali que, además de estar riquísimo, es muy fácil de preparar. ¿Os animáis?

1 litro y medio de leche fresca (para hacer khoya):
2 o 3 cucharadas de harina
una pizca de bicarbonato
(en vez de los ingredientes anteriores se pueden usar 100 g del preparado GULAB JAMUN MIX)
60 ml de leche
300 g de azúcar
320 g de agua
2 o 3 cardamomos verdes
unas hebras de azafrán (opcional)
ghee para freír

01 En una olla al fuego mezclamos el agua, el azúcar y las especias hasta hacer un jarabe. Lo sacamos del fuego y lo reservamos.
02 Para hacer khoya: en una paella reducimos la leche fresca hasta obtener una pasta. Es un proceso lento durante el cual no debemos parar de remover. Una vez tengamos la khoya, la mezclamos con la harina y el bicarbonato.
03 Mezclamos el preparado GULAB JAMUN MIX o la pasta anterior con la leche, poco a poco hasta obtener una nueva pasta de textura pegajosa.
04 Nos untamos las manos con ghee y damos forma a bolitas lisas pero sin compactarlas demasiado. Es importante que no queden grietas si no queremos que se rompan al freír. Sobre el tamaño, hay que tener en cuenta que luego crecen.
05 Freímos las bolitas en ghee (en este vídeo explican cómo). Las pescamos cuando estén morenas y las sumergimos en el jarabe tibio. Las dejamos empaparse un ratito y ¡ya se pueden comer!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *