Halwa de zanahoria

Halwa es una extensa familia de dulces basados en la elaboración de una masa espesa a base de sémola, harinas varias, sésamo, frutos secos o incluso verduras como la zanahoria o la remolacha, que luego se endulza con azúcar o miel. Las texturas y consistencias son muy variadas como variada es su elaboración según la cultura de origen: encontramos halwa desde Grecia y los Balcanes hasta Bangladesh, desde Uzbekistán hasta Somalia.

La que hoy os presento es propia de India y Pakistán, un postre muy conocido y apreciado por su sencillez y su gusto tan dulce y cremoso. Es muy fácil de hacer, solo quiere un poco de paciencia. Se puede comer frío o caliente; ¡acompañado de helado es una delicia!

Para 4 – 6 personas:

250 ml de leche (también se puede hacer con medio de leche y medio de khoya)
Zanahoria rallada (el mismo volumen de zanahoria que de leche)
80 g de azúcar
Una pizca de cardamomo molido
un puñado de frutos secos, por ejemplo pistachos o anacardos (mejor si son crudos)
ghee o mantequilla

01 En un cazo bien ancho (para ayudar a reducir el tiempo de cocción) calentamos unas cuantas cucharadas de ghee o mantequilla. Tostamos los frutos secos y retiramos.

02 Echamos la zanahoria, removemos y añadimos la leche. Hay que dejar que esta reduzca completamente. Para evitar que se queme hay que remover a menudo.

03 Cuando la masa esté casi seca, añadimos el azúcar y volvemos a remover durante unos 10 minutos. En caso de usar khoya, es el momento de añadirla.

04 Antes de servir, echamos el cardamomo y los frutos secos. También los podemos usar para decorar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *