Hibisco: del té de karkade al agua de Jamaica

La flor o rosa de Jamaica, conocida también como hibisco, es una planta, un hibisco originario de África que se cultiva en muchas zonas tropicales del mundo por su flor de color rojo. En concreto, de la flor se recolecta su cáliz justo ante de abrirse, para después secarlo e infusionarlo en frío o en caliente y así obtener una bebida de color vino muy atractiva, saludable y refrescante.

En Egipto, Sudán y otros países vecinos, zona de origen de la planta, esta infusión se consume fría o caliente como bebida habitual o en celebraciones: la llaman karkade o bissap al Senegal. En América latina es también muy popular, sobretodo en México y el Caribe. Se toma normalmente fría, a veces con azúcar y aromatizada con jengibre y otras especias, limón y hasta con un poco de ron en Jamaica. Se la conoce como sorrel o agua de Jamaica.

También se puede encontrar mezclada con té, especialmente en la China y otros países asiáticos. Muchas mezclas herbales o tés aromatizados incluyen el hibisco entre sus ingredientes puesto que ayuda a compensar sabores: el hibisco tiene un punto amargo y aporta notas ácidas y de frutos rojos, además de teñir la infusión de un bonito color rojo. Actualmente y por razones similares, la flor de hibisco también se usa en coctelería.

Sobre sus beneficios para la salud, a la planta se le atribuyen propiedades diuréticas, depurativas y hasta laxantes, y representa una buena fuente de vitamina C y antioxidantes. Su consumo está contraindicado para embarazadas y lactantes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *