Hinojo, una planta nada vulgar

El hinojo (Foeniculum vulgare) es quizá la planta más entregada, la que más se aprovecha, y sin embargo sigue siendo una gran desconocida. Y no es por ser exótica ni nada parecido: precisamente es de origen europeo y la encontramos por todo el continente. Seguro que alguna vez, de paseo por la campiña, la habéis identificado al margen de algún prado por el olor anisado que desprenden sus hojas.

De la planta se come la base, que forma una especie de bulbo, ya sea fresco en ensaladas o bien cocido o a la brasa. Las hojas, parecidas a las del eneldo, aromatizan pescados y carnes, sopas y quesos. ¿Y los frutos, mal llamados semillas? Estos los encontramos, entre otros, en algunos currys, sobretodo del este y sur de la India, en escabeches o como uno de los ingredientes de la famosa mezcla china de las “5 especias”.

Pero en Masala el uso que más nos gusta es como “freshener”. ¿Y esto qué es? Pues simplemente ciertos frutos u hojas, por ejemplo la menta o el anís, que se mastican después de comer para dejar buen sabor de boca. Aquí esta costumbre se ha perdido, pero en otros lugares como la India todavía perdura y ahora nosotros la conocemos de la mano de sus inmigrantes: sí, lo habéis acertado, se trata de eso que te ofrecen en un platito junto con la cuenta en los restaurantes indios. Si os fijáis veréis que normalmente es hinojo, muchas veces con azúcar. Y es que el hinojo, aparte de perfumar el aliento, tiene propiedades digestivas. Así que tomad nota, si tenéis invitados: ¡nada mejor que una infusión de hinojo después de una comida pesada!

Nombre técnico: Foeniculum vulgare

Catalán: fonoll
Español: hinojo
Francés: fenouil
Inglés: fennel
hindi: moti saunf

¿No sabes dónde comprar? ¡Visita MASALA ONLINE!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *