massale

Massalé, un curry de la Isla de la Reunión

La historia fue así: entró un cliente con un marcado acento francés preguntando por “masale”. Como siempre que nos pedís “masala”, nuestra primera reacción es preguntar qué tipo de masala. Garam masala suele ser el más habitual. ¿O quizá tandoori masala? ¿Es para cocinar, para preparar un chai…? Pues bien, no nos aclarábamos, hasta que nos lo fue describiendo. Lleva muchos ingredientes, como un curry. Y es anaranjado. “¿Seguro que no es un curri?” Pero es que no es una mezcla de la India, a pesar del nombre, dijo. ¡Ah, vale! ¿Y de dónde es? Una consulta rápida en internet nos sacó de dudas: es una mezcla de especias, un curry, vamos, de la Isla de la Reunión.

Una vez preparado el encargo (resultó que disponíamos de todas las especias), la cosa no quedó así: ¡había que probarlo! Y así fue como nos interesamos por la cocina de esta isla del Océano Índico. Si buscamos su historia y localización, veremos que se halla en un lugar privilegiado para hacer de escala de la ruta de las especias que hacían los barcos europeos procedentes de la India. Si aquí sumamos el cultivo y exportación de café (y la subsecuente esclavitud vinculada a esta industria) entenderemos la gran mezcla de culturas que tuvo lugar en este pequeño trozo de tierra. Y su gastronomía es una buena muestra de ello.

Criolla por antonomasia, la cocina de la Isla de la Reunión bebe de muchas fuentes, y una de las principales son los currys indios. Las viandas y las proporciones de especias serán diferentes, pero el espíritu es el mismo: carne o pescado cocinado en una salsa a base de cebolla, ajo, tomate… donde se añade, en este caso, una mezcla ya preparada, el massalé (recordemos que en la India el curry en polvo no se usa sino que o bien se mezclan las especias justo antes de cocinar o bien se añaden una a una por separado). Estos platos se suelen acompañar de arroz y de salsas que recuerdan mucho a los chutneys.

¿Y qué decir sobre nuestro massalé? Pues lo hemos hecho muy suave, no lleva ni chili ni jengibre e incorpora en bastante cantidad especias como las semillas de fenogreco, la mostaza o la nuez moscada. Un masala bien especiado que ya hemos probado cocinando un pollo a la cazuela con unos resultados excelentes. ¡Próximamente, la receta!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *