mermelada

Mermelada y dulce de membrillo, productos de otoño

Aunque hoy comemos mermeladas todo el año, a nosotros nos gusta asociar la mermelada al otoño, al cambio de tiempo y de cosechas. Tradicionalmente ha sido una manera de conservar la fruta para los meses en los cuales esta va de baja. Además, muchos de los ingredientes típicos de las mermeladas (moras, frambuesas, arándanos…) son frutos de finales de verano, se recogen para entonces y no son, precisamente, de fácil conservación: ¡nada mejor que hacer mermelada con ellos!

De entre los productores que hay en nuestro país, en Masala nos gustan las mermeladas de L’aranyonet, del Alt Berguedà. Son mermeladas hechas de forma totalmente artesana y tradicional, con fruta, azúcar de caña y nada más. Gracias a esta simplicidad de ingredientes y al hecho de que no llevan ningún tipo de espesante, su textura es más líquida que las mermeladas del súper, menos gelatinosa, lo que a nosotros nos transporta a mermeladas como las de antes, caseras.

Están especializados en mermeladas de frutos del bosque y también hacen una mermelada de naranja amarga excelente que hasta ha ganado algún premio internacional. Este año, además de repetir este y algún otro sabor que gustó especialmente, como la mermelada de moras, hemos traído novedades como la de saúco o la de ciruela. De momento nosotros ya hemos probado, bueno, casi terminado la primera. ¡Muy recomendable!

Finalmente, nos alegra deciros que volvemos a tener sus deliciosos dulces de membrillo que tanto éxito tuvieron el otoño pasado, un producto de temporada ideal para acompañar con queso, con unas tostadas o para añadir a las ensaladas. ¡Ideas, ideas!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *