Entradas

Crema catalana

En casa no somos muy amantes de lo dulce, pero de vez en cuando mi madre se anima y prepara alguna exquisitez para lamerse los dedos. Este año lo tenía clarísimo: “¡Por San José haré crema!”. Crema quemada, crema catalana, es tradicional prepararla para el 19 de marzo, Día del Padre (aunque se ha popularizado tanto que en los restaurantes ya se encuentra todo el año, a los turistas les encanta).

No es un plato difícil de hacer, solo requiere un poco de tiempo y atención. ¡Ah, y un quemador! Sobre los ingredientes, nada del otro mundo: huevos, leche, azúcar… y una ramita de canela; en nuestro caso hemos usado canela de Ceilán. También os hará falta almidón o, en caso de que no tengáis, harina de maíz (maicena).

¡Al turrón, digooo, a la crema!

1 litro de leche
6 o 8 yemas de huevo
200 g de azúcar
40 g de almidón
una piel de limón
un par de ramitas de canela

01 Ponemos al fuego la leche con la piel de limón y la canela hasta que hierva.
02 En un bol mezclamos las yemas con el azúcar, la leche colada y el almidón.
03 Lo devolvemos al fuego (colándolo para que no haya grumos). Debemos remover sin parar hasta que hierva. Luego apagamos el fuego.
04 Repartimos la crema en tarrinas individuales y las tapamos con film hasta el momento de servir. Mientras, se pueden conservar a temperatura ambiente, y cuando se hayan enfriado, a la nevera.
05 Antes de servir calentamos el quemador, espolvoreamos azúcar por encima y lo quemamos, suavemente pero con decisión.