Entradas

Crema catalana

En casa no somos muy amantes de lo dulce, pero de vez en cuando mi madre se anima y prepara alguna exquisitez para lamerse los dedos. Este año lo tenía clarísimo: “¡Por San José haré crema!”. Crema quemada, crema catalana, es tradicional prepararla para el 19 de marzo, Día del Padre (aunque se ha popularizado tanto que en los restaurantes ya se encuentra todo el año, a los turistas les encanta).

No es un plato difícil de hacer, solo requiere un poco de tiempo y atención. ¡Ah, y un quemador! Sobre los ingredientes, nada del otro mundo: huevos, leche, azúcar… y una ramita de canela; en nuestro caso hemos usado canela de Ceilán. También os hará falta almidón o, en caso de que no tengáis, harina de maíz (maicena).

¡Al turrón, digooo, a la crema!

1 litro de leche
6 o 8 yemas de huevo
200 g de azúcar
40 g de almidón
una piel de limón
un par de ramitas de canela

01 Ponemos al fuego la leche con la piel de limón y la canela hasta que hierva.
02 En un bol mezclamos las yemas con el azúcar, la leche colada y el almidón.
03 Lo devolvemos al fuego (colándolo para que no haya grumos). Debemos remover sin parar hasta que hierva. Luego apagamos el fuego.
04 Repartimos la crema en tarrinas individuales y las tapamos con film hasta el momento de servir. Mientras, se pueden conservar a temperatura ambiente, y cuando se hayan enfriado, a la nevera.
05 Antes de servir calentamos el quemador, espolvoreamos azúcar por encima y lo quemamos, suavemente pero con decisión.

Gulab jamun (postre indio)

En la India son verdaderos expertos cuando se trata de sacar partido a un ingrediente aparentemente tan simple como la leche. Puede que no conozcan el queso azul o los curados de cabra, pero han aprendido a transformar este regalo de la naturaleza de mil maneras: de la leche obtienen nata, dahi (yogur) y paneer (queso fresco), de la nata, mantequilla y leche de mantequilla, de la mantequilla, ghee (mantequilla clarificada)… Para luego incorporar todos estos ingredientes en innombrables recetas.

Hoy nos fijaremos en un derivado de la leche llamado khoya: se trata de leche reducida durante horas a fuego lento hasta obtener una pasta más o menos sólida. Esta es la base de muchos dulces indios, entre ellos el gulab jamun, un postre muy típico de celebraciones y festivales como Diwali que, además de estar riquísimo, es muy fácil de preparar. ¿Os animáis?

1 litro y medio de leche fresca (para hacer khoya):
2 o 3 cucharadas de harina
una pizca de bicarbonato
(en vez de los ingredientes anteriores se pueden usar 100 g del preparado GULAB JAMUN MIX)
60 ml de leche
300 g de azúcar
320 g de agua
2 o 3 cardamomos verdes
unas hebras de azafrán (opcional)
ghee para freír

01 En una olla al fuego mezclamos el agua, el azúcar y las especias hasta hacer un jarabe. Lo sacamos del fuego y lo reservamos.
02 Para hacer khoya: en una paella reducimos la leche fresca hasta obtener una pasta. Es un proceso lento durante el cual no debemos parar de remover. Una vez tengamos la khoya, la mezclamos con la harina y el bicarbonato.
03 Mezclamos el preparado GULAB JAMUN MIX o la pasta anterior con la leche, poco a poco hasta obtener una nueva pasta de textura pegajosa.
04 Nos untamos las manos con ghee y damos forma a bolitas lisas pero sin compactarlas demasiado. Es importante que no queden grietas si no queremos que se rompan al freír. Sobre el tamaño, hay que tener en cuenta que luego crecen.
05 Freímos las bolitas en ghee (en este vídeo explican cómo). Las pescamos cuando estén morenas y las sumergimos en el jarabe tibio. Las dejamos empaparse un ratito y ¡ya se pueden comer!

Masala chai

El té con especias o masala chai es el té tal y como lo toman en la India, un té fuerte, muy dulce y ligeramente picante que se prepara con té negro, leche fresca de vaca y una gran variedad de especias: cardamomo verde, canela, pimienta negra, clavo, hierba limón, jengibre fresco, anís estrellado… Son muchas las combinaciones y las proporciones de cada especia. También la manera de preparar-lo depende de cada cual: hay quien pone las especias enteras, o solo algunas, o quien prefiere prepararse un combinado, un masala, por comodidad y por el resultado, tan sabroso. Y si luego hablamos del masala chai en Occidente, ¡el abanico de posibilidades se multiplica! Masala chai hecho con leche de avena o de soja o sin leche, hecho con rooibos o con té rojo ¡o incluso sin té! Pero sea como sea vuestro masala chai favorito, hay que saber por dónde empezar. Esta es nuestra receta:

Para 2 personas:

1/2 taza de agua
1 taza de leche fresca
2 o 3 cucharaditas de té negro broken
1/2 cucharadita de MASALA PEL CHAI
mediio pulgar de jengibre fresco
2 cucharaditas de azucar

01 Ponemos agua a calentar en un cazo y troceamos o machacamos el jengibre.
02 Echamos el jengibre, el té, el MASALA y el azucar en el cazo. Cuando empiece a hervir echamos la leche.
03 Dejamos que vuelva a hervir y justo entonces bajamos el fuego.
04 Lo dejamos cocer unos minutos más. Cuando vaya a hervir de nuevo apagamos el fuego.
05 Servimos el masala chai directamente en la taza usando un colador.