Entradas

estofado de apio

Khoresht karafs, estofado de apio al estilo persa

A veces pasa con ciertas verduras que no sabemos muy bien qué hacer con ellas. Con las verduras del caldo, por ejemplo. Vas a la tienda y coges un apio que da gusto verlo, pero luego resulta que solo hace falta una ramita. ¿Y qué haces con el resto? Pues un estofado como este que nos brinda la cocina persa, muy sabroso y original porque además de especias va aromatizado con limón. Como todos los estofados requiere algo de tiempo, pero el resultado vale la pena.

Para 2 – 3 personas:

1 manojo de apio
400 g de carne de ternera
1 cebolla
1 manojo de menta (150 g aprox.)
1/2 manojo de perejil
1/2 cucharadita de cúrcuma
1/2 cucharadita de chili molido
1 limón*
aceite, sal, pimienta negra

*Normalmente este plato se hace con limones deshidratados, que son un condimento típico de la cocina persa. Como aquí son difíciles de encontrar lo hemos adaptado usando limones frescos.

01 Picamos la cebolla y la ponemos a sofreír en una olla. Salpimentamos la carne y la añadimos.
02 Cuando la carne esté doradita echamos las especias molidas y un par de vasos de agua. También echamos el limón previamente agujereado con un palillo. Tapamos y lo dejamos cocer una hora.
03 Mientras arreglamos las hierbas: separamos las hojas de los tallos y las picamos. Los tronchos del apio, los cortamos a trozos y los salteamos en una sartén.
04 Añadimos las verduras en la olla y lo dejamos cocer mínimo media hora más.

habas

Rehogado de habas y guisantes

Las habas rehogadas son un clásico de nuestra cocina pero un clásico menospreciado no obstante, en parte por la poca afición de las generaciones más jóvenes por las habas (claro, qué queréis, una legumbre que cocida tiene una textura arrugada, un color grisáceo poco atractivo, un gusto amargo y que encima te hace currar porque ¡hay que pelarla!). El otro motivo, especulo, es lo poco que dura la temporada de habas (finales de invierno, principios de primavera): si te descuidas ya casi ni encuentras. Porque creednos cuando afirmamos que este es un plato que hay que hacerse con habas y guisantes frescos. Nada de congelados: en lo que respecta al sabor, ¡las habas frescas no tienen ni punto de comparación! Añadidle un buen cacho de panceta, un trocito de chorizo o morcilla y una ramita de menta y os saldrá un festín que convencerá a los más reticentes.

Para 2 personas:

3/4 de quilo de habas sin pelar
1/4 de quilo de guisantes sin pelar (opcional)
2 lonchas de panceta
1 trozo de morcilla
1 cebolla
1 tomate (opcional)
pimentón (opcional)
un manojo de hojas de menta
una hoja de laurel
aceite, sal

01 Pelamos las legumbres, picamos la cebolla y el tomate. Troceamos la panceta.
02 Ponemos una cazuela al fuego con aceite y sofreímos, en este orden, la panceta, la cebolla y el tomate. Rectificamos el sofrito de sal y azúcar e incorporamos las hierbas.
03 Añadimos las habas y los guisantes y medio vaso de agua, tapamos y lo dejamos cocer. La manera tradicional para asegurarse que no les faltaba agua era con el truco del plato: poner un plato hondo o una tapa al revés con un poco de agua. Nosotros hemos aprovechado para cocerlas con un tagín.
04 A media cocción incorporamos la morcilla, tapamos y dejamos que se acaben de cocer.

Menta, mentirosa

¿Sabíais que la menta es una planta maldita? Dice la tradición popular que la Virgen María, cuando huía hacia Egipto perseguida por Herodes, se escondió en un escaramujo con su hijo. La menta delató el escondrijo, y ella la maldijo diciendo

“Calla la menta xarrayre,
que n’ ets menta y mentirás
y mentres ne serás menta
florirás y no granarás.”

(Calla, menta habladora,
eres menta y mentirás
y mientras seas menta
florecerás y no granarás.
)

Y desde ese día la menta no hace semillas.

A continuación encontraréis la versión completa del cuento tal y como la recopiló Francesc Pelai Briz y Fernández a Cansons de la terra (1866-1877).

“María ja ‘l ne volcava
á lo seu fillet aymat,
y mentres que ‘l ne volcava
gran remor sent pel vehinat.
Ja ‘n pregunta á las vehinas
—¿Vehinas, que n’ es estat?
—Senyora es lo rey Herodes
que rodeja la ciutat;
y á tots los infants que troba
á tots los hi lleva ‘l cap.
—No ‘u fará á ne ‘l meu fillet,
que ‘l tindrè ben amagat.
Al sortirne de la porta
rey Herodes han trobat.
—¿Qué portéu aquí, María,
que portéu tan amagat?
—Ne porto un xiquet de trígol,
trígol del mes ben triat.
—Me ‘l voléu donar á vendre
ó be á empenyar aquest blat?
—No ‘us lo vull donar á vendre
ni ‘l vull tampoch empenyar,
qu’ ab aquest xiquet de trígol
tot lo mòn será salvat.

—Sembrador, bon sembrador
vos que ‘n sembréu del bon blat.
¿Tindriau una garbera
pera podermhi amagar?
—Com voléu tinga garbera
si ara me ‘l poso á sembrar?

—’Neu á cercar la falseta
y á punt de segá’ estará.—
Quan ne torna ‘l sembrador
lo troba sech y granat.
A la primera garbera
la Verge se va amagar.
No va trigá’ á passa’ un’ hora
que per allí van passar
molta gent tota ella ab armas
que pels camins va cercant.

—Arrera, arrera gent d’ armas
nou mesos que j’ han passat.—
La perdiu qu’ aixó sentía
diu:—aixó no es pas veritat.
—Calla, calla tu perdiu
malehit será ‘l teu cap
per la paraula qu’ has dit…—

La menta ja responia:
—Sota ia garbera está.—
—Calla la menta xarrayre,
que n’ ets menta y mentirás
y mentres ne serás menta
florirás y no granarás.

Que tan beneyta fou l’ hora
en que ‘l fill de Deu fou nat!”

Novedades de junio: ampliamos el repertorio de tés aromatizados

Ya tenemos aquí las novedades de este mes que, estamos seguros, harán las delicias de los amantes del té aromatizado:

Para los fans del éxito de ventas Té negro a la vainilla… ¡ROOIBOS A LA VAINILLA!

Para los que reclaman justamente más variedad de té pu erh con aromas… ¡PU ERH A LA LIMA!

Para los que prefieren la comodidad de los tés ready-made… ¡TE A LA MENTA!

¡Que los disfrutéis!

Eat Street: reivindiquemos la comida callejera

En Masala Barcelona pensamos que la comida callejera se merece una fiesta que reivindique su calidad y autenticidad en esta ciudad que le pone trabas legislativas. El encanto de devorar una crêpe flambée mientras paseas por la riba del Sena, la adrenalina que sentimos cuando ese vendedor de Saigon nos ha convencido para que probemos sus pinchos de carne misteriosa… Esto aquí no lo tenemos, y la máxima expresión de comida callejera es esa samosa medio fría que te comes a las 4 de la madrugada después de bailar toda la noche en algún pintoresco local del Raval. ¡Una lástima!

Por eso cuando la gente de BCNMES abrieron la convocatoria para la 2a edición del festival Eat Street no nos lo pensamos dos veces, eso sin contar que el lugar escogido es Palo Alto, una antigua fábrica fantásticamente rehabilitada en Poblenou, nuestro barrio. Ahí nos encontraréis este sábado sirviendo chais y pakoras al más puro estilo mumbaikar, una entre las muchas y deliciosas propuestas de la veintena de participantes. ¡Estáis todos invitados!

Y para ir haciendo boca, os dejo la receta del chutney verde que acompañará nuestras pakoras. ¡Espero que os guste el picante!

30 g de cilantro fresco
10 g de menta fresca
1 cucharada de zumo de limón
1/2 cucharadita de sal
1/4 de cucharadita de comino molido
agua, chiles

01 Limpiamos las hierbas y las trituramos con un poquitín de agua y la cantidad de chile que deseemos según el nivel de picante buscado.
02 Lo mezclamos con la sal, el comino y el zumo de limón.

Variantes: se le puede añadir un ajo, un poco de jengibre, incluso azúcar o aceite de oliva (lo que lo convertirá en un mojo verde).

Té con menta

Un té dulce, dulcísimo, que emana hospitalidad y exotismo.

té verde tipo “gunpowder
un manojo de hojas de hierba buena o menta
azúcar

01 Ponemos agua a hervir en una tetera que pueda ir al fuego.
02 Cuando hierva, la retiramos del fuego e introducimos el té en un filtro (una cucharadita por persona), el manojo de hojas y una cucharada de azúcar por persona.
03 Lo ponemos de nuevo al fuego y lo llevamos al punto de ebullición.
04 Ahora apagamos el fuego, sacamos el filtro con el té y servimos un vaso, que acto seguido devolvemos a la tetera. Repetimos la operación dos veces más.
05 Servimos el té con menta con la tetera elevada.

Referencias:

Te a la menta al estilo jordano
Te a la menta al estilo marroquí (minuto 8:00 del vídeo)